Cuenta conjunta: pros y contras

Tabla de contenido

Share
Tweet
Share

¿Qué es una cuenta conjunta?

Una cuenta conjunta se puede definir simplemente como una cuenta bancaria compartida entre dos o más personas. Quienes comparten la cuenta suelen ser parejas, pero también familiares o socios comerciales que tienen un alto nivel de confianza entre ellos. Estas cuentas se utilizan normalmente para pagar facturas, depositar cheques de pago o ahorrar para las vacaciones. Todos los cotitulares tienen el mismo grado de acceso a los fondos disponibles. Esto significa que todos los propietarios de la cuenta pueden retirar efectivo, emitir cheques y realizar pagos en línea. Por lo tanto, también comparten las mismas responsabilidades por las cuentas (por ejemplo, cualquier tarifa o cargo incurrido).

Es importante tener en cuenta que las transacciones realizadas a través de una cuenta conjunta pueden requerir la firma de todas las partes o solo de una. Por lo general, las cuentas bancarias con varios titulares pueden dividirse en dos categorías: con disposición conjunta o con disposición indistinta. Si es de disposición conjunta (o mancomunada), todas las partes deben firmar para acceder y hacer uso de los fondos. Si es de disposición indistinta (o solidaria), solo una de las partes debe firmar.

¿Cómo funcionan las cuentas conjuntas?

Las cuentas conjuntas funcionan igual que las cuentas estándar regulares. La única diferencia es que dos o más personas tienen acceso a la cuenta. Se puede establecer una cuenta bancaria conjunta de forma permanente. Por ejemplo, puedes crear una cuenta para ti y tu pareja en la que se depositarán tus salarios. También tienes la opción de establecer una cuenta temporal si es necesario. Dicha cuenta sería relevante si tú y tu pareja solo desean contribuir fondos a corto plazo.

Las cuentas conjuntas incluyen:

  • tarjetas de crédito;

  • cuentas de depósito (incluyendo cuentas corrientes y de ahorro);

  • préstamos;

  • hipotecas;

  • líneas de crédito;

  • otros productos bancarios.

Todas las personas que figuran en la cuenta están autorizadas a utilizar todos los productos en su totalidad, pero también comparten la responsabilidad de cualquier tarifa o cargo incurrido, así como de cualquier pago.

Pros y contras de la cuenta bancaria conjunta

A continuación, enumeramos algunos de los pros y los contras de una cuenta bancaria conjunta. Esto te dará una visión general de las ventajas de una cuenta bancaria conjunta, así como algunas desventajas que debes tener en cuenta antes de abrir una cuenta.

Pros

  • Cuentas más fáciles de abrir: al reunir el dinero de ambos, tú y tu pareja pueden eludir el saldo mínimo que requieren muchos bancos y obtener los beneficios de la cuenta.

  • Facilidad para pagar las facturas: pagar los gastos comunes, como la renta o el pago de la hipoteca, los recibos de la luz o internet es muchomás fácil cuando la pareja comparte una cuenta bancaria.

  • Transparencia: Podrás ver a dónde va el dinero. Tú y tu pareja obtendrán una visión general de los gastos conjuntos y nunca tendrán dudas sobre si el dinero se gasta en cosas que el otro no aprueba.

  • Da una sensación de unión. Como es algo que hacen juntos y comparten las responsabilidades de tener una cuenta conjunta, puede agregar otra capa de unidad a su relación.

  • Acceso compartido = responsabilidad compartida: en algunos casos, puede ser útil agregar a otra persona a una cuenta autorizada para dar acceso a pagar facturas o realizar otras actividades bancarias. Por ejemplo, para las personas mayores, dar acceso a sus hijos puede ser útil para garantizar que todas las facturas se paguen a tiempo. No todas las personas mayores pueden hacerlo por sí mismas.

Contras

  • Falta de control: no puedes controlar cómo tu pareja gasta tu dinero. Si, por ejemplo, un cónyuge tiene dificultades para controlar sus hábitos de gasto, puede afectar mucho al otro cónyuge. El cónyuge más frugal no puede impugnar los retiros o transacciones del otro cónyuge con el banco porque figura como titular de una cuenta conjunta.

  • Falta de privacidad: el problema opuesto a la ventaja de la transparencia mencionada anteriormente es que no tienes privacidad. Tu independencia puede verse comprometida ya que tu pareja estará al tanto de todos tus gastos. Por ejemplo, no podrás comprar ningún regalo sorpresa para tu pareja con tu cuenta conjunta, ya que ellos podrán verlos.

  • Responsabilidad por las acciones de otras personas: con cuentas bancarias conjuntas, todas las partes con acceso son responsables de cualquier tarifa. Si tu pareja acumula muchos gastos en la tarjeta de crédito conjunta, tú eres igualmente responsable de realizar los pagos.

  • Fin de la relación: desafortunadamente, siempre existe la posibilidad de que una relación termine, y tengan que decidir qué hacer con la cuenta conjunta. Esto puede crear problemas bastante grandes y puede conducir a más conflictos y repercusiones.

¿Cómo abrir una cuenta bancaria conjunta?

Si decides abrir una cuenta conjunta con tu pareja, el proceso es bastante similar al de abrir una cuenta individual. Empieza por ponerte en contacto con tu banco para conocer las opciones disponibles. En algunos casos, puedes agregar otro usuario a tu cuenta existente. Todo depende de las políticas internas de tu banco. Para configurar una cuenta conjunta, tanto tú como tu pareja deben proporcionar información y documentos de identificación. Si vas al banco en persona, ambos tendrán que ir juntos.

Después de configurar la cuenta, pueden decidir cómo desean administrarla y monitorearla. También pueden decidir si desean suscribirse a la banca digital, quién de ustedes (o ambos) recibirán alertas de cuenta y si tendrán perfiles de banca digital compartidos o individuales.

¿Cuál es la decisión correcta para ti?

Cuál es la mejor cuenta bancaria conjunta depende de tus necesidades y preferencias personales. Si estás interesado en abrir una cuenta conjunta con otra persona, debes recordar pensarlo bien antes de tomar decisiones. En cualquier relación, administrar el dinero juntos puede ser un gran paso. Antes de abrir una cuenta juntos, es importante asegurarse de que tú y tu pareja estén en la misma sintonía. Para que una cuenta conjunta funcione, debes confiar en tu pareja, comunicarse bien y conocer todas tus opciones. De esta manera, podrán encontrar la cuenta o cuentas adecuadas para ustedes como pareja. Establecer metas financieras en conjunto puede ayudarlos a incrementar ahorros, reducir deudas, y a mantenerlos dentro de un presupuesto establecido. 

Autor :
Gerente General
Emil Kjær
Gerente General

Emil utiliza su experiencia para marcar una diferencia en el sector financiero. Estudió en la Universidad de Dinamarca del Sur y ha sido gerente general de Intelligent Banker desde 2013, donde ha ayudado a más de 500.000 usuarios de todo el mundo con sus necesidades financieras.

Copyright © 2023 Moneezy - All Rights Reserved